Inicio Información General El impuesto inmobiliario llega con un aumento del 38%
El impuesto inmobiliario llega con un aumento del 38% PDF Imprimir Correo
Escrito por Rodolfo Lara para Clarín   
Viernes, 20 de Enero de 2017 16:23

Vidal anuló el decreto para actualizar los valores fiscales. Ofrecen bonificaciones para los inmuebles de menos de $85 mil y por declarar CUIT o CUIL del titular, entre otros.

 

Tal como fue sancionado en la Ley Fiscal votada en diciembre en la Legislatura, llegaron las boletas del Impuesto Inmobiliario bonaerense con 38% de aumento. El cambio en los impuestos fue incluido en el Presupuesto 2017 e impacta en casi 6.000.000 de partidas. Quedan exceptuados de ese incremento 850.000 contribuyentes por inmuebles valuados en menos de $85.000. Además, las autoridades dijeron que evalúan bonificaciones para los vecinos de zonas azotadas por las inundaciones y los incendios.

Por otra parte, aquellos que decidan realizar un solo pago anual recibirán una quita. También están previstos descuentos para quienes tengan los pagos al día.

Aunque esta suba afecta el bolsillo de los vecinos, en realidad, en las cuentas del Fisco provincial apenas mueve el amperímetro: el Inmobiliario Urbano y el Rural recaudó $ 10.000 millones. En cambio, Ingresos Brutos se lleva el 74 % de la recaudación total de la Provincia de Buenos Aires, es decir, unos 110.000 millones.

Por esa razón, en octubre, desde la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA) intentaron un revalúo de las propiedades. Incluso se firmó el decreto 790/16 para su realización.

En aquella oportunidad, el director de la Agencia de Recaudación de la Provincia (ARBA), Gastón Fossati, mencionaba que – según la Ley de Catastro - el revalúo debe hacerse cada diez años. Y el último había sido realizado en 2005, durante la gestión de Felipe Solá. No obstante, las reacciones por las consecuencias del nuevo recálculo llevaron, en parte, a la suspensión de la medida.

La gobernadora María Eugenia Vidal se encontró condicionada y eliminó el decreto que imponía la actualización de todas las tierras urbanas y rurales en los 135 municipios de la Provincia. Sucede que, de acuerdo con algunas proyecciones a las que tuvo acceso este diario (Clarín), podían terminar en subas de hasta el 1000 % del valor fiscal de los inmuebles. Además, el aumento impactaría en las tasas municipales y en el Impuesto a los Bienes Personales, que se paga a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

En aquel momento, la mayor ofensiva contra la suba surgió de las entidades vinculadas a la actividad agropecuaria en el Interior bonaerense. Es que al levantarse la base imponible de los inmuebles, todos los demás valores de la tributación aumentarían también. Entonces, la administración de Vidal optó por un incremento en las alícuotas del impuesto Inmobiliario y Rural, de manera similar al alza en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En simultáneo, se tocaron las alícuotas del resto de los impuestos provinciales, es decir, patentes y embarcaciones, sellos e impuesto moderado sobre el juego.

Fossati explicó que “para favorecer el cumplimiento voluntario y también para reconocer el esfuerzo de los contribuyentes que están al día, se implementaron nuevas bonificaciones”.

Respecto de este punto, el director de ARBA detalló: “En el caso del Inmobiliario, los descuentos pueden llegar al 20%, sumando el 10% por pago anual, el 5% por buen cumplimiento más un 5% adicional por declarar al fisco la CUIT o CUIL del titular del inmueble”.

En la Provincia de Buenos Aires, hay 6,9 millones de partidas inmobiliarias. De ese total, 4,9 millones son Urbanas Edificadas; 1,7 Urbanas baldías, y 300 mil rurales. El panorama se completa con más de 900 barrios cerrados, clubes de campos o countries.